El Instituto para la calidad Turística Española (ICTE) concedió a Torremolinos la certificación a las playas de Playamar, La Carihuela, El Bajondillo y los Álamos, la Q de Calidad Turística, una marca española de reconocido prestigio dirigida a la evaluación voluntaria de sus servicios turísticos que exige el cumplimiento de un estricto protocolo de requisitos técnicos para optar a su concesión.