El seguimiento de la huelga de jueces y fiscales ha superado el 70% en Torremolinos en una jornada en la que se han cubierto los servicios mínimos. El parón persigue conseguir inversiones en justicia y mejoras tanto a nivel organizativo como laboral. Se trata de la segunda huelga de jueces de la democracia tras la que hubo en 2009.