El nuevo convenio de hostelería de Málaga que ha entrado en vigor beneficia a más de 4.000 camareras de piso. Las conocidas como “kellys” cobrarán 1.600 euros brutos al mes con independencia de si forman parte de las plantillas o trabajan a través de empresas externas.