Un voluntario encontraba el sábado un cadáver junto al pico de Jabalcuza en la sierra de Alhaurín de la Torre, que llevaba la ropa de Antonio Ortega, el joven desaparecido en enero en Torremolinos. Ayer tuvo lugar un velatorio en el tanatorio del cementerio de San Miguel y una misa en su memoria en la Iglesia Madre del Buen Consejo mientras que la policía científica continúa investigando las causas del fallecimiento.