Una retirada de ejemplares que, según se ha informado desde el equipo de Gobierno, se debe al mal estado en el que se encontraban los árboles, cuyas raíces también estaban generando daños en los sistemas de riego.
Árboles que, como se apunta desde el consistorio, se irán sustituyendo por otras especies más adecuadas a dicho espacio.
El Partido Popular ha calificado este hecho de “desastre ecológico”.